h1

El agua: un recurso que se agota

abril 25, 2007

Por Susana Papale

La creencia popular asegura que el agua es un recurso infinito y por eso mismo no se escatima en desperdiciarlo. En la Argentina, el promedio de habitantes que poseen agua de red sigue siendo muy bajo. La O.M.S.(Organización Mundial de la Salud) recomienda que cada habitante deberá consumir diariamente, no mas de 300 litros, es bueno saber, que en nuestro país esa cifra de duplica largamente por un inadecuado empleo, producto de hábitos no compatibles con la época.

Derrochar agua obedece, desde costumbres arraigadas, a la ausencia de información que deriva de una falta de conciencia del usuario, hasta las empresas proveedoras y distribuidoras que no reparan debidamente sus cañerías obsoletas y es así como muchas veces vemos consternados que día tras día salen caudales incalculables de este vital elemento por bocas colocadas en las veredas o en lugares cercanos a plazas con fuente.

En la Ciudad de Buenos Aires y en el conurbano de la Provincia de Buenos Aires varios millones de personas no tienen el servicio de agua potable. Muchos barrios, altamente poblados, cuyos habitantes son de bajisimos recursos económicos solo se abastecen de una canilla ubicada cerca de unos pocos pero, lejos, muy lejos para la mayoría ;hay casos que este problema es solucionado con la colocación de una bomba de extracción privada.
Esta carencia provoca enfermedades, done los mas afectados son los niños ya que en muchos casos es el agua misma vehículo de esas enfermedades al ponerse en contacto directo o indirecto con materias cloacales provenientes de pozos ciegos cercanos a los realizados para la obtención del agua de bebida, es de fácil comprobación que uno degrade al otro facilitando así la proliferación de diarreas, fiebre tifoidea, cólera, hepatitis infecciosa entre otras. La O.M.S. asegura que el 80% de las enfermedades se relacionan con el agua.
Otro problema a tener en cuenta, son las napas de agua, la primera ya se encuentra contaminada especialmente con nitratos y metales pesados, debido, no solamente a la ausencia de agua de red en zonas densamente pobladas, sino a la inescrupulosidad de algunos industriales que descargan los efluentes líquidos, provenientes de procesos de fabricación, a los arroyos o ríos cercanos sin tratamiento de depuración. Esa agua es la que después debe potabilizarse, con altísimos costos, para poder ser consumida.
La Provincia de Buenos Aires ofrecía excelentes caudales de agua pero, la falta de control sanitario y el uso indiscriminado e irracional hicieron que se fueran perdiendo sus cualidades naturales encareciendo cada vez más el costo social del agua potable.
Sin demora debe encararse una planificación global y local del uso del agua para que mas personas puedan tener acceso a este liquido elemento, evitando el derroche de los privilegiados, estableciendo prioridades y por que no, restricciones en el uso. Prevenir la contaminación del recurso hídrico subterráneo ejerciendo el poder de fiscalización que emana de la legislación vigente y encarar programas serios de educación ambiental es deber indelegable del Estado, los ciudadanos sabemos que tenemos derechos es hora de comenzar a peticionar por lo que nos corresponde, también tenemos el deber de no derrocha el oro blanco del futuro.
El agua potable es vida, es salud. La Argentina es un país privilegiado en su potencial de aguas continentales y por eso mismo, apetecible para aquellas naciones que no cuentan con ello. Es obligación defender nuestras ricas cuencas hídricas, nuestros glaciares y nieves eternas tanto desde adentro, no destruyendo alevosamente los ecosistemas con macro emprendimientos hidroeléctricos, como de los inversores foráneos que compran nuestras tierras ricas en aguas ¿Estarán asegurándose el futuro?
Es hora de comenzar a usar tecnologías que economicen agua en sus procesos productivos, será una forma de hacerlas sustentables, amigables con el ambiente. Depende de las autoridades que el recurso se conserve en cantidad y calidad, pero también de la acción individual responsable. El agua es una fuente de recursos, es materia prima, nuestra es la obligación de que no se agote .La única manera de garantizar la vida será respetar su composición original.
Bueno es entonces, recordar algunas cifras significativas: el 97% del agua en el mundo es salada, no es para consumo. El 1,8% son aguas congeladas. Solo el 0,8% del agua total esta disponible para el uso diario que implica higiene, ingestión, riego, y procesos industriales. Esto quiere decir que tiene un final no feliz sino cuidamos lo que la naturaleza, generosamente nos brinda con la precisión perfecta que hace que continúe nuestra existencia en la tierra.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: