¿Se llega al 40 por ciento?

Por Paulino Rodriguez

La política, tras el domingo 24 de junio y la crisis energética, se volvió más competitiva. Aparecieron semáforos amarillos y el oficialismo aceleró las decisiones. Cristina candidata y la oposición reagrupándose le ponen pimienta a lo que resta del año electoral.

Nunca el entorno del presidente se imaginó que la pregunta se formule: “¿llegamos al 40% no?”, fue la frase que disparó Kirchner a los selectos de la mesa chica presidencial tras las derrotas de Capital Federal y Tierra del Fuego. La pregunta no es casualidad. Por encima de ese porcentual, Cristina Fernández de Kirchner, gana en primera vuelta. Por debajo, hay constitucionalmente segunda vuelta y allí la oposición (en cualquiera de sus figuras) podría triunfar. “Quien no vota al gobierno en primera vuelta, difícilmente lo haga en segunda”, repiten los analistas, aunque con sus bemoles. No es lo mismo Carrió que Lavagna o López Murphy. Allí, el ex ministro de Economía de los Kirchner acrecienta sus chances. Carrió baja y López Murphy (que aún está lejos de ser el segundo) también.

En el país de Néstor y Cristina, asomaron nuevos aires. Mauricio Macri finalmente se quedó con la victoria en la Ciudad de Buenos Aires y el Ari (tras una gran elección de Fabiana Ríos) alcanzó el poder en una provincia. El peronismo volvió a hablar de poder interno y Adolfo Rodríguez Saá, Carlos Menem, Ramón Puerta, Juan Carlos Romero y sectores duhaldistas se reúnen para disputarle internamente el poder al kirchnerismo e ir por el sello partidario. Los radicales K siguen hablando de la “Concertación Plural”, pero tras las victorias de Brizuela del Moral en Catamarca y Miguel Sainz en Río Negro, ponen sus condiciones y públicamente recordaron que se sienten más cómodos con Néstor, que con Cristina. Toda una osadía hace algunos meses cuando nadie se animaba a replantear estrategias de la Casa Rosada.

Ahora bien, el análisis, no es lineal. Pero el riesgo se sumergió en las entrañas del poder.

El domingo 24 de junio tres cosas quedaron claras: La gente empezó a animarse (Votó por Macri y le dio al Ari una administración provincial), los votos no son traspasables (algo que rige para el oficialismo, pero también para la oposición) y los errores políticos ahora pagan precios.
El poder de los Kirchner ya no es irrefutable. Menos con Cristina como candidata. La apuesta tiene riesgos superiores al intento reeleccionista del actual mandatario. Primero porque está algunos puntos por debajo de él en la consideración popular. Segundo porque representa la candidatura de una mujer en un país donde nunca por el voto popular se alzaron con victorias en cargos ejecutivos, tanto a nivel provincial como nacional. La excepción fue Fabiana Ríos, pero sólo basta con recordar que en Tierra del Fuego votaron en total 60.000 personas de un electorado de 92.000 habilitados para tales efectos. Y tercero, porque los escollos para “la primera ciudadana” no son menores.

Deberá convencer a los radicales K y a los dirigentes peronistas del conurbano (léase intendentes) y el interior del país que respetará acuerdos. Que no vendrá para una renovación total que los incluya. Que eso sólo sea parte del discurso, como lo es en el actual presidente, y no parte de la convicción profunda respecto a un cambio total de cuadros que los catapulte al fracaso en cada distrito. “Nadie regala su poder, ni apoya a quien viene por ellos”, repiten por lo bajo dirigentes encumbrados de ese justicialismo aún vivo.

Ya nada es igual

Las encuestas de imagen ya no hablan de un 60 o 70% de aprobación para con el presidente, sino que están apenas por sobre el 50% (en el caso de Cristina por debajo incluso) y la economía ya no es lo sólida que supo ser. La inflación carcome voto clase media, la seguridad hace mella en lo alto y bajo de la sociedad y la crisis energética impone los límites que todos presagiaban pero el gobierno no atendió. De todas, ésta es la más preocupante de cara a octubre. Dejó la sensación de vulnerabilidad en la gestión. De que no todo puede resolverse rápido y que quizás habrá que acostumbrarse a convivir con ella por un tiempo. Sus consecuencias tomaron rostro humano. La gente empezó a notar la menor presión de gas y también que la luz podía cortarse. El GNC escasea y no alcanza para todos.

El gasoil también y el transporte y el campo lo padecen aumentando costos e incertidumbre. Los cortes de electricidad aplacan el crecimiento económico y baja la oferta en medio del alza del consumo y eso se traslada a precios. Sube el pan, aumentan alimentos, se demora la entrega de autos, la industria textil pierde rentabilidad, los lácteos no aparecen en las góndolas y su normal abastecimiento se retrasa, son sólo ejemplos de sus repercusiones.

En síntesis, el poder que todo lo controlaba, empezó a diluirse. Ahora el presidente Kirchner tiene límites a sus deseos y gustos. Aceleró el lanzamiento de Cristina, tuvo que recibir a los triunfadores del domingo amargo que le depararon las segundas vueltas en Capital Federal y Tierra del Fuego y hasta reconocer que hay crisis energética, aunque la adjudique a una “bienvenida crisis de crecimiento”. Lo cierto es que la agenda pública ya no es toda oficialista. La oposición volvió, aunque aún tenue y quizás sin comprometer las aspiraciones electorales del gobierno a nivel nacional. Sin embargo, semáforos amarillos se encendieron y eso basta para transformar el escenario.

Por primera vez se nota mayor competitividad electoral que la imaginada. Por primera vez Kirchner no es el único actor de la escena, aunque sigue siendo el excluyente. Por primera vez nadie se anima a dar por descontado nada, políticamente hablando, en la argentina kirchnerista.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: