h1

Cuenca Matanza Riachuelo

julio 28, 2007

Por Héctor Dalmau

(ex Diputado Nacional)

Para intentar sanear la cuenca Matanza Riachuelo, es indispensable tener muy en claro que; ” Los ríos no se limpian”, lo que se debe hacer, es dejar de ensuciarlos”, para que la naturaleza, con su enorme poder de transformación, en varias décadas de silencioso accionar, le permita recuperar las condiciones ideales que debe tener todo curso hídrico. Al hablar de esta cuenca, no se puede dejar de lado la historia, de allí que el problema a resolver, por no ser nuevo, es altamente complejo, y se esta inmerso en el desorden ambiental en que se encuentra nuestro país desde hace más de medio siglo. Es por eso que, más allá de todas las ideas que se tiren sobre el tapete, hay que moverse entre lo ideal y lo posible.

Lo ideal sería imitar lo hecho en Chernobyl, trasladando, como en ese caso, a las familias que se encuentran en condiciones de precariedad absoluta, a áreas aptas para la vida. Esto podría ser realidad, si los gobiernos de las jurisdicciones de la cuenca, mancomunadamente con el de la Nación, llevaran a cabo un gran proyecto de ” Ordenamiento poblacional”, imitando, por ejemplo, a los Israelíes, quienes convirtieron partes del desierto en verdaderos vergeles, haciendo de los asentamientos humanos nuevas ciudades productivas, lo mas resaltable es que ocupando el espacio interior vacío, cosa que a nuestro país le sobra , si se pensara en ese tipo de planificación.

Lo posible, es lo más difícil, ya que no resulta lógico pensar en sanear una cuenca con 5 millones de personas viviendo en ella, muchas de las cuales lo hacen en condiciones de absoluta precariedad, carentes de toda educación y orden, conducidos por seudos “Dirigentes Barriales”, que no son otra cosa que punteros políticos, engranajes indispensables para el “Clientelismo Político”.

Pensemos que es una región de muy poca pendiente.,cuando mantenía su estado natural, en su recorrido formaba casi una veintena de pronunciados meandros que lentificaban su discurrir, estos fueron prácticamente borrados de su geografía, con obras correctoras, que hacen que, sobre todo desde el antiguo Puente de la Noria hasta su desembocadura, presente la apariencia de un canal, de riveras casi rectas u pestilentes.

En los más de 2.400 Km., cuadrados de su cuenca, viven casi cinco millones de personas, de las cuales el 55% no posee cloacas, el 35 % carece de agua potable, y más del 10 % vive en villas o en asentamientos precarios, que día a día aumentan, sobre todo en la margen izquierda, por el accionar de organizaciones instaladas en las mismas, que dirigen ocupaciones furtivas, llegando a cubrir las calles asfaltadas linderas a las mismas con escombros de demoliciones, y sobre ellos ubican viviendas, ” Favelizando” la villas, para beneficio del delito, el narcotráfico, la trata de personas, y como ya establecí el ” Clientelismo político”, Con esta realidad social hacer estimaciones de tiempos y formas, para lograr el saneamiento, de la cuenca se asemeja a la ciencia ficción.

Héctor Dalmau
Ex Diputado Nacional
Presidente de la Comisión de Recursos Naturales de la H. C. de Diputados de la Nación
,
Ex Subsecretario de Ambiente Humano y Desarrollo Sustentable de la Nación
Actual Coordinador de las tareas para el Saneamiento del Riachuelo por el Gobierno de la Ciudad Autónoma. de Buenos Aires.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: