h1

NO HAY GOBERNABILIDAD SIN UN JUSTICIALISMO ORGANICO

noviembre 20, 2008

Se suele escuchar en estos días la remanída monserga gorila que busca desprestigiar al peronismo sosteniendo que si no hay interna en el partido Justicialista estamos ante algo anti-democrático, y si se plantea la reorganización mediante elecciones internas, se afirma que otra vez los peronistas se pelean como perro y gato. También están los que buscan superar ese gorilismo ultramontano –los neo-gorilas- que bajo el aspecto de análisis sesudos y racionales, nos hablan de los «presentables» y los «impresentables», los que nos cambian la Justicia Social por redistribución equitativa, en definitiva los que creen en la vía oral o visual hacia la toma del poder, los que creen que la política es marketing y venden a los candidatos como productos… como si fueran un paquete de galletitas (y algunos lo son).

Fuera del peronismo, los politólogos mediáticos levantan la figura del Vice-presidente como una alternativa a futuro, de nuestra parte –y esto es una intuición- consideramos que las posibilidades políticas de Julio Cobos están enroladas en la línea de Amadeo Sabbatini y Ricardo Balbín: no positivo. Elisa Carrió, que ya nos ha acostumbrado a sus visiones apocalípticas, tampoco parecería tener una proyección propia. Por esa razón, el gran «zorro de Chascomús» les abre la puerta para reconstituir su partido.

Entonces, los peronistas no podemos confundirnos ante semejante situación. La reorganización del partido Justicialista no es una cuestión menor, por eso apelaremos a las enseñanzas que Perón nos dió. Nadie duda del espíritu «movimientista» del que está imbuido el peronismo desde su origen, pero la estructura institucional que orgánicamente sostiene y dará gobernabilidad a nuestra Presidente es el partido Justicialista (PJ). O sea, no estamos especulando, por el contrario hay una necesidad de que el sistema institucional llegue al 2011 para realizar un traspaso armónico.

Ese es el eje de interpretación que proponemos para ordenar y comprender los hechos políticos presentes y las acciones a llevar adelante hasta el 30 de noviembre de este año. Y cuando nos preguntamos ¿cuándo los peronistas prestamos mejor servicio a la Patria? no encontramos otra respuesta que cuando fuimos auténticos… cuando metimos la patas en la fuente de la Plaza de Mayo y le dimos diez años de felicidad al pueblo argentino, cuando durante dieciocho años hablamos nuestro lenguaje propio y llenamos las paredes con la «vepe» del Perón Vuelve; cuando nos embargó la emoción por verlo por primera vez en vivo y en directo en Gaspar Campos; cuando lloramos de emoción un 25 de Mayo de 1973 y pensamos que como esa plaza no habrá ninguna igual, no habrá ninguna; cuando nos dijo que como pueblo éramos sus herederos; cuando nos juntábamos después de 1976 en algún rincón para hablar de política y mantener la llama o cuando los sindicatos gritaron ¡se va a acabar la dictadura militar! en plena calle; cuando vimos desaparecer a nuestros compañeros o cuando volvimos a ganar la calle trás nuestro «Saúl Querido». Allí éramos todos impresentables, éramos orgullosamente peronistas. Esto es lo que debemos recuperar.

Ha quedado claro, finalmente, que la transversalidad, el «progresismo social», la concertación culminan a la hora de la verdad, en aquello que enseñaba Maquiavelo, en el momento de mayor tensión de la batalla, solo la «propia tropa» puede garantizar el triunfo.

LA PRESIDENCIA DEL PJ DE LA PROVINCIA DE BUENOS AIRES

Por otra parte, a partir del desgaste que sufriera nuestro Gobierno por la puja que llevara adelante con un factor de poder al que hemos llamado genéricamente “el campo”, es central que se produzca el reagrupamiento del PJ y como parte central de ello, la reorganización del mismo en la provincia de Buenos Aires, por el peso específico que tiene en el conjunto del país.

La reorganización del PJ ha tomando definitivamente, dos esferas: una es la conducción del mismo y otra lo distrital.

Respecto de la primera, el candidato a ejercer la presidencia del PJ de la PBA será Alberto Balestrini; frente a ello, Eduardo Duhalde ha buscado obstruir hasta llegar a la vía judicial esta reorganización, hasta el punto de buscar sacarse fotos con Eduardo Buzzi. Claro que primero buscó impulsar a Francisco de Narváez como candidato –el cual se bajó- y luego a Gerónimo “Momo” Venegas, quien después aseguró que no será candidato a disputar la jefatura del PJ bonaerense, Felipe Solá tampoco quiso, pero junto con José Manuel de la Sota son presentados por Duhalde como presidenciables. Lo concreto es que el duhaldista Daniel «Chicho» Basile se presentará como candidato a presidir el partido en la PBA, esponsoreado por los hermanos Rodríguez Saá.

No sería raro que el “Piloto de Tormentas”, siga con una minuciosa programación de otra sistemática derrota, producto de una estrategia cuya meta es la obstrucción… a cualquier costo. Y en esto, la lección del 2003 nos muestra que Duhalde llega hasta el final. No está solo en ello, allí está Luis Barrionuevo, como parte de su pelea de poder con Hugo Moyano; están los «heridos» de la política K, están los Macri (Mauricio y Jorge), algunos campestres a quienes incita a participar en política y finalmente algunos sectores de la Iglesia vinculados a la Pastoral Social.

OTROS ESPACIOS DE PODER

Cercanas al Gobiernos existen dos estructuras no golpeadas por la crisis «campestre» que buscan colocarse en una mejor y más firme situación. En otras palabras, están ganando espacio. Se trata de la CGT y la CTA.

Cuando Hugo Moyano –Secretario General de la CGT- anuncia su intención de participar en la política partidaria, especialmente en la reorganización del PJ, esto se lee como un reclamo de un porcentaje de los cargos electivos en el 2009. Para ello y sin dejar de apoyar al gobierno, marca un espacio propio que se expresa en la sentencia: desde que se murió Juan Perón, el peronismo se quedó sin líderes. A buen entendedor pocas palabras.

Por su parte, Víctor De Gennaro, estaría en condiciones en octubre, durante la reunión de la Paritaria Social, de lanzar un espacio político propio enfrentado al PJ. Mientras que Hugo Yasky -a cargo de la jefatura de la CTA- pretenden tener confeccionado para entonces un esquema que le permita jugar en las cercanías del Gobierno. Esos movimientos antagónicos dejarán a la CTA al borde de la fractura y podrán precipitar una guerra silenciosa por el control absoluto de ese núcleo sindical.

Hace tiempo, De Gennaro se convirtió en el más ácido de los voceros del «progresismo» a la hora de cuestionar los modos y el fondo de los dos gobiernos Kirchner, por eso junto con Claudio Lozano y quizá de la mano de Eduardo Buzzi, el titular de Federación Agraria, empezó una construcción -o reconstrucción porque ya lo intentó en 2002- de un espacio de centro-izquierda que tenga expresión electoral en 2009.

Otras organizaciones sociales como el Movimiento Libres del Sur, que lideran Humberto Tumini y Jorge Ceballos, cuestionan el retorno del oficialismo al recostarse sobre la estructura tradicional del Partido Justicialista, siendo convocados por los gobernadores radicales de la Concertación de Río Negro, Miguel Saiz, y de Santiago del Estero, Gerardo Zamora para conformar un núcleo. También Luis D‘Elía busca un espacio de juego propio e inició conversaciones con el Partido Comunista de Patricio Echegaray y con el Partido Intransigente, pero se le partió su Federación Tierra y Vivienda ya que su segundo histórico, Jorge Nuñez se abrió criticando al kirchnerismo. Amigos son los amigos.

LAS PATAS EN EL BARRO

En los distritos, la cuestión es diferente. Allí se deciden los miembros al Consejo del Partido. (48 miembros; 4 integrantes por sección -los que suman 32-, más cinco por la rama femenina, cinco por la gremial y cinco por la juventud y el presidente), los Congresales (916 integrantes) y las autoridades distritales.

En la elección de miembros del Consejo como del Congreso, ya se perfilan, por un lado, los Intendentes Hugo Curto (Tres de Febrero), Baldomero “Cacho” Álvarez (Avellaneda) y Juan José Mussi (Berazategui); por otro, los jefes comunales que comandan la Federación Argentina de Municipios (FAM) Julio Pereyra (Florencio Varela) y Alberto Descalzo (Ituzaingó).

En Vicente López y desde el sciolismo quieren hacerse firmes en una comuna históricamente adversa para el peronismo, donde apareciendo Martín Cosentino (subsecretario de Relaciones Institucionales) como candidato a titular del PJ, apoyado por el Ministro Daniel Arroyo y el Diputado Guido Lorenzino. En Almirante Brown, la cosa está más clara, la persona que peleará (y seguramente ganará) la presidencia del PJ local será Claudia Molina (esposa del Intendente) o el propio Giustossi, pues Jorge Villaverde, histórico líder local y actual Diputado Nacional, no presentará lista. No se trata de otra cosa que desensillar hasta que aclare, pues Villaverde confrontó con el actual poder nacional al votar a favor de la derogación de la resolución 125 en Diputados, que impulsaba el esquema de retenciones móviles. Incluso, el ala dura del kirchnerismo (con Carlos Kunkel al frente) habría pedido su cabeza por “deslealtad”.

La situación en San Vicente no difiere en demasía con las demás. El Intendente Daniel Di Sabatino irá por la presidencia del PJ local para intentar quedarse con lo que por ahora detenta el ex Senador Provincial Antonio Arcuri. Otra es la realidad de Esteban Echeverría. Fernando Gray alcanzó la Intendencia con el sello justicialista luego de que en la anterior elección el candidato del PJ apenas lograra el cuarto lugar. Si bien hasta hoy se vino asegurando que el propio Gray será el candidato y cuenta con buena gobernabilidad, en la comuna nadie duda que aglutina todas las expectativas peronistas.

El Intendente Francisco «Barba» Gutiérrez, propietario del Polo Social; el Ministro de Justicia y Seguridad, Aníbal Fernández; y el ex Intendente y ex anibalista Sergio «Chino» Villordo, animan un triple duelo por el dominio del peronismo quilmeño, aunque se supone el triunfo del «Barba». En Lomas de Zamora están anotados en la interna el Intendente Jorge Rossi (FpV kirchnerista), el Diputado Provincial Fernando Navarro (MTD Evita kirchnerista) y la Diputada Nacional Marcela Bianchi. Por el duhaldismo buscarían quedarse con el PJ local el ex Ministro de Obras Públicas, Hugo Toledo, y en una posición “intermedia” se ubica el Diputado Provincial Osvaldo Mércuri (FpV-LIPEBO).

En Morón hay dos sectores del kirchnerismo, comandados uno por el ex Secretario de Derechos Humanos bonaerense y ex dirigente piquetero oficialista de la Federación Tierra y Vivienda (FTV), Edgardo Bistock y, por otro lado, los peronistas ortodoxos con Horacio Román a la cabeza. En La Plata, el sciolismo apoya la candidatura del Intendente Pablo Bruera a conducir el PJ local con el apoyo –entre otros- de Raúl Pérez, pero éstos no deberán enfrentarse con el ex Intendente Julio Alak sino con el Secretario de Desarrollo Social de la Nación y aliado de Alicia Kirchner, Carlos Castagneto, quien ya confirmó que peleará por la conducción local del PJ, junto a grupos alakistas y ex alakistas que se referencian con el Senador bonaerense Guido Carlotto y el Concejal José Ramón Arteaga con la lista 2 Celeste y Blanca de Unidad, Militancia y Renovación Peronista.

Por su parte, en La Matanza, el candidato oficial es el Intendente Fernando Espinoza -mano derecha del Vicegobernador, Alberto Balestrini-, pero los sectores piqueteros oficialistas aliados a Luis D’Elía (FTV) y Emilio Pérsico (MTD Evita), amenazan armar lista propia. Todo indica que ello es una maniobra para ser incluídos en una lista de “unidad”. En Presidente Perón, el actual Intendente kirchnerista Alfonso Regueiro pelearía la interna con el matrimonio Mabel Müller y Oscar Rodríguez, ex Intendentes y aliados de Duhalde.

En San Miguel habría interna entre tres grupos: el Intendente kirchnerista Joaquín De la Torre, el duhaldista Franco Laporta y María del Carmen Rico (hija del coronel Aldo Rico). En Lanús, el Presidente provisional del Senado, José Pampuro, encabezaría la lista de unidad del PJ junto al actual Intendente Darío Díaz Pérez. En Tres de Febrero, José C. Paz, Ituzaingó, Florencio Varela, Tigre y Malvinas Argentinas, habría lista de unidad. Los Intendentes Hugo Curto, Mario Ishii, Alberto Descalzo, Julio Pereyra, Sergio Massa y Jesús Cariglino, respectivamente, mantienen alineado al peronismo ortodoxo y podrían ocupar lugares en el Consejo provincial del PJ. En Ensenada no habría interna siendo el candidato el Intendente Adalberto del Negro

La lista de Consejeros de la Primera Sección la encabezarían el Intendente de José C. Paz, Mario Ishii y el de Merlo, Raúl Alfredo Othacehé. También suenan los nombres del Intendente de Ituzaingó Alberto Daniel Descalzo y del Intendente de Tres de Febrero Hugo Omar Curto (que atento a su pasado metalúrgico iría por lo gremial). Aunque en la lista también habría una puja entre el Diputado Nacional Mariano West y el Diputado Provincial Jorge Rubén Varela por ocupar el cuarto lugar.

SAN MARTIN

El partido de General San Martín es uno de los distritos cuya Intendencia no está a cargo de un peronista, con lo cual, esta reestructuración del PJ cobra una importancia aún mayor, pues el resultado de la misma está ligado a las elecciones del 2009 y la composición de su Concejo Deliberante.

Claro que eso no solo preocupa al PJ sino básicamente a Ricardo Ivoskus, quién indirectamente podría favorecer una lista de “desunidad”, para de ese modo y fomentando la división obtener la mayoría en el Concejo.

Gabriel Katopodis no se presentaría como candidato y con su pase al Poder Ejecutivo Nacional podría buscar alguna “bendición” en la conformación de la lista del 2009. Quizás Graciela Camaño represente el «sector duhaldista» en el distrito.

Por eso el mejor escenario posible para los peronistas sanmartinenses es la posibilidad de constituir una lista de unidad que apoye al Vicegobernador Alberto Balestrini como candidato, y si así no fuera –y teniendo en cuenta de la necesidad de no hacerle el juego a los adversarios- recordar que después del 30 de noviembre… el que gana conduce y el resto acompaña.

De eso depende el inicio de un camino que lleve a la recuperación para el peronismo del gobierno comunal.

Decía Perón reiteradamente que las armas del triunfo son la unidad, la solidaridad y la organización, pocas veces ha sido tan clara su necesidad.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: